fbpx

Tipos de músculos

musculos- Chakté Holístico

¿Sabías que tenemos más de 600 músculos en el cuerpo humano?,  y aunque es difícil saber con exactitud la cifra exacta, estos músculos forman parte del 40-50% del peso corporal.

Una de las principales características más importantes y singulares de los músculos es su capacidad de contracción y relajación. Mismas que pueden llegar a ser voluntarias, como es el caso de los músculos estriados; o bien involuntaria, presente en los músculos lisos y en el músculo cardiaco. 

En este post veremos los diferentes tipos de músculos que existen en el cuerpo humano, ¡Toma Nota!

Tipos de tejidos en músculos:

  • Músculo estriado: 

El cual también es conocido como músculo esquelético. Su origen e inserción la podemos encontrar en uno o varios huesos mediante los tendones. Pueden llegar a  realizar contracciones rápidas o lentas y tienen como característica principal que lo diferencia de los otros tipos el de llegar a la fatiga. Su movimiento en condiciones normales, es decir sin que exista ninguna alteración neurológica o patología, es voluntario.  

El músculo estriado está formado por varios haces musculares, mismos que a su vez se dividen en fascículos musculares los cuales están formados por fibras musculares. Estas fibras están compuestas por miofilamentos de actina y miosina, proteínas responsables de la contracción muscular. 

Este músculo se encuentra envuelto en una capa externa denominada fascia. Así mismo tiene una placa motora que es la encargada de recibir el estímulo del sistema nervioso central. 

Funciones del músculo estriado:

  • Irritabilidad.- Estas células son excitables, por lo que pueden responder a los mecanismos reguladores.
  • Capacidad para contraerse, permite a los músculos tirar de los huesos, produciendo así el movimiento.
  • Capacidad de extenderse o estirarse, permite recuperar la longitud de reposo tras haberse contraído. 
  • Producción de calor mediante un principio denominado catabolismo. Mantiene la homeostasis de la temperatura.
  • Postura y movimiento, lo que nos permiten desplazarnos o mantenernos de pie.
  • Músculo liso:

El músculo liso tiene por función principal recubir las estructuras internas, como lo es la pared intestinal, los bronquios, la vejiga y los vasos sanguíneos. Su movimiento es involuntario. Las miofibrillas están formadas también por filamentos de actina y miosina por los que son parecidos a los músculos estriados.

En comparación con el músculo estriado, el músculo liso no dispone de placa motora, en cambio es producida mediante la inhibición de la bomba de calcio. Este tipo de músculo es el encargado de realizar actividades que no son controladas.  

Los cambios de estado suelen ser más lento por la diferencia de estímulo para desencadenar la contracción. Además este tipo de fibra tiene un gasto calórico muy bajo, por lo que no se fatiga. Podemos encontrar este músculo en vasos sanguíneos, tubo digestivo y en algunas vísceras como el útero, por ejemplo.

  • Músculo cardíaco:

También conocido como miocardio,  es un tipo de músculo es estriado, como el músculo esquelético y es de gran excitabilidad y conductibilidad por lo que se adapta muy rápido a las demandas del cuerpo, ya sea aumentando el ritmo o disminuyéndolo.

Presenta contracciones rítmicas y frecuentes, lo que permite que el corazón se contraiga y relaje para funcionar como una bomba que es capaz de enviar la sangre a todos los órgano del cuerpo. Su movimiento es involuntario.

El músculo miocardio se encuentra entre el epicardio, la capa superficial del corazón, y el endocardio, que es la capa más profunda formada por tejido conectivo. Dichas capas están muy irrigadas por capilares y vasos sanguíneos. 

Cuando se produce un ataque al corazón, significa que una parte de este músculo es incapaz de contraerse, lo que provoca que, si el ataque es muy grande y/o prolongado este tejido pierda su capacidad contráctil.

Leer: ” La carboxiterapia